Lunes 9 de Enero de 2017

Sergio Lagos, el primero en levantar al presidenciable

“A mis amigos les dije: voy a ir al programa de Franzani y voy a proclamar a Guillier”

Animador relata cómo surgió idea. Asegura que no estaba dateado. Dice que no se sumará a campaña.

Por Tamara López

Natalia Valdebenito lo gritó en la Quinta: ¡Piñera y Lagos no! Hay una sensación que se ha ido acumulando".

No participo en el escenario de la política como un miembro de su campaña. No voy a invitar a votar por nadie".

El 15 de marzo del año pasado, en una entrevista concedida al programa de TV Mentiras Verdaderas, el periodista y animador Sergio Lagos sorprendió a todos al levantar el nombre del senador por Antofagasta Alejandro Guillier como carta para La Moneda. Incluso, sus palabras fueron un día antes de que Guillier, en un congreso de concejales en Puerto Varas, se convirtiera en la estrella de la jornada y en el más requerido para las selfies, episodio que —a juicio de los radicales— fue el hito fundacional de su carrera presidencial. Luego vino el Consejo General del PRSD, el 4 de abril de 2016, donde los correligionarios corearon: "¡Se siente, se siente… Guillier, Presidente!".

—¿Se conocían con Guillier?

—Sí, claro. Como periodista, su fama lo precedía. Luego como espectador lo he ido siguiendo, leyendo, viendo, y cuando él salta desde los programas de conversación política al mundo político, concretamente a través de su campaña senatorial, a mí me pareció un gesto fantástico.

—¿Pero qué hecho concreto fue el que te hizo ver su potencial?

—Este personaje que representaba de alguna manera a una sociedad civil, un político que no tenía una historia hacia atrás de la cual avergonzarse o justificar, un político que en el pleno confort de sus 60 años podría perfectamente haberse quedado donde estaba, muy tranquilo, decide ingresar a la arena política.

—¿Y por qué en ese minuto?

—Lo que se hablaba en esos días era sobre todos los casos de colusión, Caval, Penta, todos los sistemas de jefatura política y empresarial estaban cuestionados, no había futuro posible, eran todos ladrones, estaban todos coludidos. A mí me parecía que no, que era un ejercicio de poca observación no mirar en este escenario político a Guillier. Un día fui a la casa de unos amigos, que son muuuy políticos. Con ellos converso mucho estos temas y ellos estaban en esta suerte de acabose y yo planteo que no, que la centroizquierda tenía candidato en Alejandro Guillier. A mí me parecía muy extraño que nadie lo comentara, que nadie lo señalara, que nadie encontrara en él los valores que supuestamente no estaban existiendo en todas las otras listas. Porque el tema en esos días era "no hay candidato" y "después de Michelle, ¿qué?".

—Pero parecía que estabas dateado, ¿sabías que él quería ser candidato?

—No, para mí era una cosa muy obvia. Y por eso fui a la casa de mis amigos y les dije "voy a ir al programa de Franzani (Mentiras Verdaderas) el lunes y voy a proclamar a Alejandro Guillier".

"Radicalismo interesante"

—Guillier es masón, de hecho, participa en la logia parlamentaria... y tú lo sabías…, ¿eres masón?

—(Ríe) No, no soy masón ni bombero ni radical. Ahora, siempre me ha parecido que los radicales tienen muchas cosas muy importantes que contarnos en este país. A mí la idea de los masones, los radicales, y el radicalismo, en general como concepto, me parece ciudadanamente correcto. Hay principios interesantes ahí.

-—Fernando Paulsen dijo que Guillier había manifestado sus intenciones políticas antes del 2013. ¿De verdad no supiste antes?

—Nunca. A mí me sorprendió muchísimo saber, como supo la mayoría, me imagino, que él se salía de esta arena de confort y se metía donde duele. Entonces, lo que hizo Alejandro al salirse, ése fue el momento en el que yo dije "aquí tenemos un personaje súper importante". De hecho, a mí me parecía muy raro que en el mundo político se hablara de que no hay candidato.

—Tal vez ese discurso buscaba levantar otro candidato, como Lagos...

—Claro, que la mirada fuese Lagos, Insulza, Allende… (gesticula)…, cuando la Natalia Valdebenito lo gritó en la Quinta, dijo: "¡Piñera y Lagos no!". Hay una sensación que se ha ido acumulando, miles de factores que han ido generando, una franca división entre los dirigentes tradicionales y la ciudadanía hoy.

—¿Vas a invitar a figuras como Jackson y Boric que voten por Guillier?

—No, no le diría a nadie que vote. No participo en el escenario de la política como un miembro de su campaña. No tengo eso. No voy a invitar a votar por nadie.

—¿Y participarás en algún video promocional o acto por Guillier?

—Creo que ya lo hice, en el minuto que lo hice. O sea, creo que cuando me atreví a comentarlo era porque sentía que de verdad él, en este análisis, era el mejor candidato de la centroizquierda, y creo que sigue siendo la mejor carta.

Caso Calvo e isapres

"No se le puede arrogar perfección"

—Caso Calvo y ex vocero de isapres, ¿juegan en contra de Guillier?

—Estuve súper cerca del proceso de Calvo, observando, leyendo. (Guillier) no fue el único que generó ese tipo de mecanismos para obtener información. De ahí comienza una reflexión de esas cosas, que antes no se cuestionaban. No se cuestionó cómo se encarceló a Lavandero, a Schäfer. Se cuestionó al 13 por dar la versión de Gemita Bueno versus El Mercurio que puso a Spiniak. Entonces, creo que a ningún candidato se le puede arrogar perfección, ni a Piñera ni a Lagos. Y Guillier, están ahí sus dos puntos (Calvo e isapres). Pero me parece que está mucho menos asfixiado que otros personajes.

VOLVER SIGUIENTE