Jueves 22 de Diciembre de 2016

Primer presidente comunista de la ANEF

Carlos Insunza: “El PC no ha descartado un candidato presidencial propio”

No cree en las órdenes de partido frente al mundo sindical: "En la ANEF hemos demostrado que la autonomía es un valor central".

Por Francisco Braco y René González

La política requiere una gran renovación; que se sigan levantando las mismas figuras, me parece complejo".

En la vocería que realizó el domingo pasado el diputado Guillermo Teillier —sobre las conclusiones del último Comité Central del PC—, el recién electo presidente de la ANEF, Carlos Insunza, fue sentado a la derecha del timonel comunista. Ese día, Insunza fue el único dirigente social que pudo salir en la foto.

Tal como lo calificó Teillier, el triunfo en la ANEF fue recibido con "tremendo entusiasmo" en un año difícil para el PC. Sufrieron derrotas en el Colegio de Profesores, en la FECh y en la CUT. Junto con eso, perdieron 100 mil votos en las últimas municipales, y la emblemática alcaldía de Pedro Aguirre Cerda.

Pero el salto político del ingeniero civil de la Universidad Católica Carlos David Insunza Rojas, quien será el primer presidente comunista de la ANEF, no fue un hecho repentino. Llevaba casi ocho años como dirigente en la agrupación, aunque inicialmente secundaba a la dirigenta Ángela Rifo, encargada del PC entre los empleados fiscales.

No obstante, impulsado por su partido, hace tres años empezó a ejercer otro rol en la CUT, como coordinador de mesa del sector público. Este último cargo le dio a Insunza una vitrina para validarse como un portavoz de los empleados fiscales, fuera de la sombra del histórico líder de la ANEF, Raúl de la Puente (PS).

Fue vicepresidente de la FEUC a finales de los 90, y hasta hoy es presidente de la Asociación Nacional de Funcionarios de Impuestos Internos de Chile (Aneiich).

Carlos es hijo del segundo matrimonio del histórico dirigente comunista Jorge Insunza Becker, quien fue diputado y uno de los miembros de la directiva comunista en la clandestinidad que sobrevivió a la dictadura. Vivió con sus padres el exilio en Alemania (RDA) y Francia.

Es medio hermano del ex ministro Jorge Insunza (PPD) y es pareja de la concejala de Ñuñoa Alejandra Placencia (ind. PC), con quien tiene una hija.

—¿Es un desafío dirigir un gremio siendo de un partido de gobierno?

—Algunos exigen que dirigentes no tengan filiación política. En mi opinión, es una opción legítima (ser militante). Quienes somos parte de la ANEF hemos demostrado que la autonomía es un valor central. Tenemos un evento reciente que da cuenta de esto: el conflicto del reajuste.

—¿Y si el partido te pide algo distinto de la necesidad de la ANEF?

—Nunca nadie me han dado una orden en el partido. Es una cuestión a la que no me he visto enfrentado y sé que nunca me voy a ver enfrentado.

—A otros les ha pasado. Le costó la renuncia a un ex presidente del Colegio de Profesores —Jorge Pavez— al PC.

—Si esa disyuntiva, que tengo la convicción de que nunca llegará, se llegara a producir, tengo claro que soy dirigente sindical. Corresponde seguir el mandato de los trabajadores y trabajadoras.

—¿Qué te parecería que Lagos volviera a ser Presidente?

—Más que quién es el Presidente, el país requiere una agenda de profundización de los cambios que hoy están puestos en marcha.

—Por lo mismo, las personas que conduzcan importan…

—Creo que la política chilena requiere una gran renovación y que se sigan levantando las mismas figuras, las mismas caras, me parece un signo bien complejo del estado de la política chilena.

—¿Y como comunista te gustaría ver un candidato presidencial PC?

—El PC no ha descartado esa posibilidad. Es un debate que no está zanjado.

—¿Conoces las ideas de Guillier?

—Hay elementos que resultan atractivos, como cuando plantea la descentralización… Pero hasta aquí, una plataforma integral, uno no ha visto.

VOLVER SIGUIENTE