Lunes 6 de Junio de 2016

Cancillería abrió investigación

Carolina Cosmelli, la masoterapeuta tras el sumario al embajador Hales

Se crió en La Ligua, pero hoy vive en Vitacura. Denunció al diplomático por acoso laboral en París. Hoy está en terapia.

Por René González R.

Una mujer de La Ligua, jefa de hogar, que prácticamente sola debió sacar a sus tres hijos adelante, es parte del perfil de Carolina Cosmelli Soto (53), la masoterapeuta que tiene bajo la lupa de Cancillería al embajador de Chile en Francia, el PPD Patricio Hales, luego de que lo denunciara por abusos laborales.

Ella trabajó en la residencia diplomática de París entre 2014 y fines de 2015, como encargada de aseo, según la página de Gobierno Transparente. Renunció por supuestos malos tratos, según según publicó ayer La Tercera.

"París me esperaaa!!!"

Nacida y criada en La Ligua, Carolina Cosmelli estudió en el Liceo Pumalhue de esa ciudad, donde egresó de cuarto medio. Hace más de 30 años partió haciendo masajes y fue creciendo hasta colaborar con distintas compañías del rubro turístico en la formación de centros de relajación, dice una de sus amigas.

Le fue bien, particularmente por sus labores en la cercana playa Cachagua, donde a parte de trabajar en un centro, atiende a domicilio.

Hace ya más de 10 años se cambió a vivir a Vitacura —donde arrienda—, pero sin dejar su casa de La Ligua. En Santiago sus hijos cumplen sus sueños profesionales: uno estudia para piloto, otro es músico y un tercero es chef.

"Ella atiende a esposas de empresarios y de políticos en Cachagua y en Santiago", asegura su amiga.

Cosmelli llegó a trabajar a París por la relación de amistad con María de los Ángeles Swinburn, esposa de Hales y quien era su clienta. "Comenzó a atender a la señora del embajador en Cachagua y luego en su casa de La Reina y se hicieron amigas: una especie de relación de hermana grande a hermana chica. La chica era Carolina, que comenzó a contarle los problemas de su vida y recibía consejos. María de los Ángeles le dio más confianza y comenzó a invitarla a cumpleaños. Se sabían toda la vida", asegura la misma amiga.

Por eso, luego de que Hales fuera destinado en Francia, Cosmelli recibió la oferta de irse con ellos. "París me esperaaa!!!... un regalito de los embajadores!!!", comentó Cosmelli en Facebook, a medidados de 2014.

Mal ambiente

Según fuentes cercanas a la mujer, en el contrato por escrito figuraba la obligación de limpiar baños y otras labores domésticas. Sin embargo, Swimburg le habría dicho que ello no era necesario, aunque sí debía encargarse de la alimentación y del vestuario. "El problema es que se encontró con un pésimo ambiente en la embajada", señala la fuente.

Carolina se habría angustiado tanto en París, que requirió ayuda sicológica antes de su renuncia, a fines de 2015.

Finalmente, se vino a Chile y quebró su relación con la esposa de Hales. Hoy vive en Santiago, con apoyo de un sicólogo y un siquiatra, y volvió a trabajar de a poco en Santiago y en Cachagua.

Patricio Hales está bajo investigación de un fiscal interno nombrado por la Cancillería y, según confidenciaron fuentes cercanas a la investigación, habría testimonios del mal ambiente que se viviría en la misión diplomática.

Publicidad

Caso Corpesca

Fiscales insisten que “hay peligro de reincidencia” de Jaime Orpis

Una nueva jornada del caso Corpesca —donde se escucharon las réplicas de las partes— se vivió hoy al retomarse la audiencia para definir si procede o no prisión preventiva para el desaforado senador Jaime Orpis, quien recibió $233 millones de la empresa pesquera.

El fiscal regional de O'Higgins, Emiliano Arias abrió los fuegos indicando que hasta ahora la defensa del parlamentario sólo busca "confundir" al tribunal.

La fiscal Ximena Chong argumentó que la única atenuante que es reconocida a Orpis es la irreprochable conducta anterior, pero que no ha hecho una reparación celosa del mal causado (pese a devolver dineros al Senado) ni prestó colaboración eficaz en la investigación. Más aún, dijo, hay "delitos reiterados de fraude al fisco los que comete bastante avanzada la investigación".Y agregó: "Nos parece que esto habla del peligro de reincidencia, del peligro de reiteración y nos habla de una conducta refractaria que uno puede esperar de personas que se ubican en la marginalidad de la estructura social chilena, pero nos parece inaceptable respecto de quien crea las leyes".

Chong añadió que al recibir dineros de Corpesca "el senador lo que hace es abrir la puerta para que esta empresa se beneficie con ese pago de su rol de senador de la República. Y eso nos parece un acto de corrupción de la mayor gravedad".

Al cierre de esta edición, la abogada del Consejo de Defensa del Estado, Luppy Aguirre, dijo que a Orpis se le imputan 73 delitos de cohecho, 113 de fraude al fisco y 5 delitos tributarios.

VOLVER SIGUIENTE