Lunes 15 de Febrero de 2016

Tres experiencias locales empiezan a desarrollar su potencial comercial

Energía solar en movimiento: del laboratorio al uso diario

En Chile se han desarrollado experiencias con autos, bicicletas y botes.

Nicole Kazazian Rojas

Chile tiene una geografía privilegiada para generar energía renovable no convencional (ERNC). La producción de energía solar en el norte, la eólica en casi toda la costa y la hidráulica en el sur, llevó a que Chile ganase el tercer lugar en el ranking mundial que mide el atractivo de inversión en energías renovables de la New Energy Finance Climascope, medición realizada por Bloomberg y el Banco Interamericano de Desarrollo.

Diferentes empresas han innovado aprovechando los beneficios entregados por las ERNC: bajos costos de producción, generación de energía limpia y alta aceptación social.

Uno de los mercados seducido por este tipo de energía y que ha empezado a utilizarla es el del transporte. Uniendo las nuevas tecnologías y las mejoras en baterías de ion-litio, más los beneficios de las ERNC, diferentes compañías han creado vehículos que se mueven a base de energías renovables.

No obstante, la energía sustentable más utilizada para mover autos, bicicletas o motos eléctricas es la solar.

Carreras de vehículos fotovoltaicos como "Atacama Solar Race" —la más grande del mundo y que se realiza en el norte del país— han impulsado la creación de automóviles por parte de universidades e institutos técnicos; sin embargo, hay quienes han decidido urbanizar y comercializar este tipo de transporte.

Ricardo Repenning, fundador de RT Electronics, empresa chilena que desarrolla controladores de motor para autos eléctricos que funcionan a base de energía renovable, explica que la energía fotovoltaica, debido a su bajo costo de producción "ha llevado a que las empresas se interesen en crear proyectos sustentados a través de este tipo de energía, ya que conviene más que la energía convencional" y cree que debido a los avances tecnológicos, dentro de cinco a diez años podrían comercializarse distintos medios de transporte de una gama de precio medio, compatibles con los tradicionales.

A continuación, algunos medios de transportes que aprovechan la energía fotovoltaica.

Bicicleta Lumisolar:

Apunta a público de 30 años y más

Pedalear, tener asistencia de movimiento o mezclar ambas opciones es lo que ofrece esta bicicleta eléctrica solar.

Con una batería que se carga a través de la corriente convencional de 220v o de paneles solares, este medio de transporte promete —según el director de Marketing de Lumisolar, Arturo Letelier— "convertirse en un boom en el mercado de las bicicletas", ya que "la gente mayor de 30 años no ve como una opción la bicicleta tradicional por el esfuerzo que demanda, además de tener la ventaja de que ésta se carga con energía solar, que es gratis".

Con sólo una parrilla solar pequeña —que viene incluida con el producto— se puede cargar la batería durante un período de seis horas, lo que da una autonomía aproximada de 30 kilómetros (distancia promedio que se recorre en Santiago entre la casa y el trabajo).

Según Letelier, "Chile es uno de los países con mejor radiación del mundo", pero si alguien vive en una ciudad con altos índices de nubosidad, "existe la posibilidad de otorgarle paneles solares mayores que los que vienen con el producto, siempre manteniendo un límite proporcional a la bicicleta".

¿Su valor? $499 mil.

Bote-Taxi de Valdivia:

Preparan venta a particulares

Esta iniciativa originaria de Valdivia es pionera en cuanto al transporte público. ¿Su singularidad? Ofrecer traslado desde diferentes muelles sin ensuciar ni contaminar acústicamente los ríos de la XIV Región, acortando en un 60% el tiempo del viaje terrestre.

Al contar con paneles solares en sus techos —que generan energía que es almacenada en baterías para poder moverse— estos botes no consumen combustible ni generan olas ni ruido como los convencionales.

El gerente de operaciones de Transporte Fluvial Sustentable, Mauricio Hodges, cuenta que en abril iniciarán el servicio de transporte en Collico y señala que ya les han llegado requerimientos desde otros países, por lo que pretenden, dentro de dos años, empezar a construir este tipo de botes y comercializarlos para uso particular.

Auto eléctrico urbano:

60 kilómetros por $300

El primer auto eléctrico de uso urbano construido en Chile, cuesta cerca de $8 millones, tiene un motor eléctrico con una potencia de 10 HP (caballos de fuerza) y ya se puede comprar, a pedido. Su batería permite 5.000 ciclos de carga de tres horas de duración, que otorga una autonomía de 60 kilómetros.

La batería puede ser cargada de dos formas: la convencional (enchufarse a la corriente, lo que cuesta $300 por carga) y a través de la energía solar.

Esta última puede obtenerse por medio de la instalación de paneles solares en las casas u oficinas, lo que permite cargar el auto de forma gratuita.

Daniel Pavez, CEO de VoZE, afirma que ya tienen 10 encargos de vehículos para particulares.

VOLVER SIGUIENTE