Jueves 1 de Octubre de 2015

Roberto "Cóndor" Rojas:

“Si nos descuidamos, alguien más ocupará el trono”

Desde Sao Paulo llama a la mesura, a una semana del debut eliminatorio ante Brasil.

Por Daniel Fernández A.

En una semana, Chile comienza su ruta hacia el Mundial de Rusia 2018.

El rival, Brasil, en el Estadio Nacional, un desafío que históricamente ha sido temible, pero que ahora no asoma tan imposible, entre el gran momento de la Roja campeona de América y un Scratch lleno de dudas, y que no tendrá a un Neymar suspendido.

"No es que Brasil pierda su historia, pero en este momento Chile está mejor", confirma el gran Roberto Rojas, radicado hace tres décadas en Sao Paulo. "La prensa acá ya no habla de su selección como un equipo imbatible como antes".

Sin embargo, el "Cóndor" es cauto ante el entusiasmo exacerbado que percibe a la distancia. "En el fútbol no puedes ganar antes de jugar, sólo después. Todo lo que se diga antes, que eres favorito, que la estadística te favorece, tienes que demostrarlo. Lo que más importa es lo que pasa dentro de las cuatro líneas".

Sano, pero preocupado

El "Cóndor" está mucho mejor de salud. En abril se sometió a un transplante de hígado y, por el momento, no ha sufrido complicaciones. Con orden de guardar descanso, se ha dedicado a ver mucho fútbol; a veces, para molestia de su señora, Viviane Bruno. "¡Ves partidos todo el día!", confiesa que le reclama.

Pero si él progresa en su estado, apunta que la otrora omnipotente selección brasileña vive una crisis. "Tiene todos los jugadores en los grandes equipos de Europa, pero no posee un equipo. Individualmente es fuerte, pero colectivamente no", aclara. "Hay muchas dudas a futuro y, lo que es peor, la gente dejó de identificarse con el equipo. Se durmieron en los laureles y ahora están arrepentidos, porque si los rivales mejoran, el respeto cae".

La falta de un proceso serio y una mirada largoplazista son, a su juicio, las razones. Y su gran temor es que, en medio de la euforia por el gran momento de Chile, nos ocurra lo mismo.

"No te puedes sentar y descansar en lo que ya hiciste. Todos quieren ocupar el trono y, si nos descuidamos, alguien más se sentará en él", advierte en tono metafórico.

—Un trono en el que por fin estamos sentados.

—Ser campeón alguna vez era muy importante para la moral del país, estar tan cerca tantas veces y que siempre te faltara un cachito... este grupo de jugadores le cambió la cara al fútbol chileno, y no un poco, mucho. Y lo bueno es que estos muchachos, Alexis, Vidal, Bravo, ahora están arriba pero no se van a conformar, porque también saben lo que es estar abajo.

—Pero...

—Pero me preocupa que de aquí a 3, 4 años más, muchos de esos jugadores ya no van a estar, y no sé si los vamos a poder reemplazar. Hay que trabajar desde ya para seguir siendo protagonistas a nivel internacional. No hablo sólo de fútbol, sino de la vida en general: ganaste hoy, pero ya tienes que estar pensando en el mañana.

—Parece extraño hablar de que Chile no debe dormirse en los laureles.

—Es que no sacamos nada con avanzar tanto si después vamos a volver a retroceder. El que pestañea pierde y, si pestañeamos, vamos a caer de nuevo en el olvido. Ahí es donde me pregunto: "¿Estamos trabajando para no perder la herencia de estos jugadores que por fin le ganaron a la historia?".

VOLVER SIGUIENTE