Jueves 1 de Octubre de 2015

Un presupuesto de equilibrio

"El ministro Valdés ha admitido que un presupuesto más restrictivo habría significado un shock para la economía".

La Presidenta de la República dio a conocer los principales lineamientos del proyecto de Ley de Presupuestos 2016, enviado para su discusión en el Congreso, y que considera, según la Mandataria, un aumento efectivo del 4,4% del gasto respecto del año en curso.

Sin conocer el detalle de las partidas, la primera sorpresa tiene que ver con la base de comparación de esa cifra, que no tiene como referencia el presupuesto del año anterior, como era lo acostumbrado, sino la proyección de gasto efectivo. Diversos analistas han advertido que, de acuerdo a la metodología tradicional, el aumento real sería superior al seis por ciento. Esta modificación se justifica en que la nueva fórmula probablemente refleja con mayor exactitud el estado de las cuentas fiscales después de las distintas reasignaciones, y el ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés, ha argumentado además que no es la primera vez que se utiliza. Sin embargo, también es evidente que este cambio no ayuda a mejorar la comprensión de la opinión pública ni a clarificar la discusión en torno a una ley que ha sido calificada certeramente como la más relevante que discute el Parlamento.

Como sea, se trata de un presupuesto considerablemente menos expansivo que el de este año, que tuvo un incremento de 9,8% respecto de 2014. Parece una política razonable, considerando el exiguo crecimiento que se espera del PIB y el consiguiente freno al incremento de los ingresos fiscales, que sólo será compensado por los recursos provenientes de la reforma tributaria en curso.

Hay que considerar que la propuesta del Ministerio de Hacienda debe responder a dos demandas contradictorias. Por un lado, reducir la brecha del déficit fiscal, lo que ha sido un compromiso de la administración Bachelet, y, por el otro, contribuir a la reactivación del crecimiento, ya que –según algunos economistas– una parte significativa de la expansión de la economía de este año se debe al impulso de las inversiones fiscales, especialmente en áreas como Vivienda y Obras Públicas.

En su intervención de esta mañana, Valdés ha admitido que un presupuesto más restrictivo, como hubiese sido un 4,4% de crecimiento respecto de la ley anterior, habría significado un shock para la economía, y destacó que las reservas fiscales permiten soportar el déficit fiscal, aunque reconoció que la meta de volver al balance estructural no se alcanzará en el actual periodo presidencial. No por esperada la noticia es menos triste: el gasto público seguirá actuando como motor de la actividad, y la recuperación del sector privado no ha llegado ni se la espera pronto.

Segunda mirada

Ramón Rivas

Cooperación

Durante varias semanas, los gobiernos de Francia y Holanda sostuvieron una cerrada pugna por hacerse con la propiedad de dos cuadros del pintor holandés Rembrandt van Rijn, que la familia Rothschild puso a la venta por un total de 160 millones de euros. El Ministerio de Cultura galo, primer interesado, consideraba sin embargo que el precio era demasiado elevado, mientras que su par neerlandés, que disponía de 80 millones para concretar la adquisición, intentaba sin mucho éxito que el gobierno proveyera la mitad que faltaba.

El miércoles, sin embargo, los dos países anunciaron que harían la compra en conjunto y que las pinturas –retratos de los nobles holandeses Marten Soolmans y Oopjen Coppit, fechados en 1634– serán exhibidas alternadamente en el Museo del Louvre, en París, y en el Rijksmuseum de Amsterdam. Un ejemplo de cooperación y entendimiento razonable entre países que haríamos bien en seguir por estos lados.

Redacción

Vicepresidente ejecutivo: Felipe Edwards del Río

Director: Mauricio Gallardo Mendoza

Representante legal: Alejandro Arancibia Bulboa

Dirección, redacción y talleres: Av. Santa María 5542.

Fono: 2330 1111 (mesa central) Servicio al cliente: 2242 1111

Ventas, suscripciones: 29562456 www.lasegunda.com

Redacción

Valparaíso

Señor Director:

En relación con el Estudio de Impacto Patrimonial que solicitó Unesco a los proyectos de desarrollo portuario de Valparaíso, Puerto Barón y Terminal 2, el impacto más negativo de estos proyectos sería que no se realicen. Sería el peor momento para que Valparaíso pierda una inversión que, en su conjunto, suma 750 millones de dólares, desgracia asociada a pérdida de credibilidad, de trabajos directos e indirectos, de desarrollo y progreso. Lo peor sería el daño en lo humano y al espíritu del pueblo. ¿Por qué ciudades puerto de todo el mundo pueden desarrollar bordes costeros que integran el desarrollo humano que brinda la recreación, el esparcimiento, los deportes náuticos y la cultura con el desarrollo económico que brinda la generación de empleo y el turismo? ¿Es Unesco acaso dueña de postergar y/o dictar el futuro de Valparaíso, por sobre los anhelos y necesidades de una abrumadora mayoría? Si se caen los proyectos, ¿qué explicación dará el Estado chileno a nuestros jóvenes, que se preparan para trabajar en el puerto y en el turismo? Invitamos a nuestras autoridades a reflexionar y recapacitar, y sobre todo, a Unesco, a Dibam y al Consejo de Monumentos Nacionales, dueños de las decisiones políticas y técnicas, a que escuchen la voz del pueblo.

Esteban Collins Dupouy

Consejo de Inmigrantes Históricos de Valparaíso

Mar para Bolivia

Señor Director:

El anhelo del país vecino por obtener una salida soberana al mar se viene considerando desde el momento mismo del acuerdo de 1904 y se ha explicitado en diversas ocasiones y al más alto nivel. Al margen de esta situación complicada para la diplomacia chilena, quizás sea hora de revisar la rigidez de nuestra postura nacionalista y abrirnos a considerar las ventajas que podría traer un intercambio abierto y sano con el país vecino, flexibilizando la intransigencia chilena. Una nueva actitud podría proveer de gas cercano y barato para nuestro país, con todo lo que eso traería para mejorar nuestra economía. Además, Bolivia podría proveer de agua dulce para nuestro norte árido y además mejorarían las relaciones comerciales con un mercado interesante que se asienta, hoy día, en un crecimiento de más del 5%.

Luis Eduardo Rubilar

Prioridades

Señor Director:

Las siderales cifras del Presupuesto para educación parecen no apuntar a resolver problemas de base de la educación chilena: la falta de calidad en contenidos e instrucción del sistema escolar, el fortalecimiento real de la educación preescolar y sus profesionales y la nivelación para arriba en cuanto a calidad e infraestructura de los planteles municipales y particulares subvencionados, por nombrar algunos. Miramos con impotencia cómo la discusión se vuelve a limitar a la gratuidad en educación superior, descuidando la base: los niveles prebásico, básico y medio. La calidad y mejoramiento en las aulas no parece ser un factor primordial.

Nivelemos para arriba, de frente a la realidad y no chocando con ella, entregando herramientas y recursos a quienes están actualmente en desventaja, y no buscando opacar a quienes hoy destacan, sólo para hacer brillar a quienes no han tenido la oportunidad de hacerlo por culpa de énfasis errados.

Erika Muñoz Bravo

Presidenta Confepa

Envejecimiento

Señor Director:

El envejecimiento de la población es una de las tendencias más significativas del siglo XXI. Dado que actualmente una de cada nueve personas tiene 60 años o más —y las proyecciones indican que la proporción será una de cada cinco personas hacia 2050—, el envejecimiento de la población es un fenómeno que ya no puede ser ignorado. Por eso hoy, que se celebra el Día Internacional de las Personas Mayores, es una gran ocasión para reflexionar sobre el estado de este segmento de la población, sobre las leyes y políticas públicas que lo favorecen y, sobre todo, acerca de los desafíos que aún existen para que la vejez sea un período de alegría y plenitud.

Como Fundación Oportunidad Mayor nos interesa promover el envejecimiento activo. Pero estamos convencidos de que eso sólo es posible si se mejora la cobertura y calidad de la atención en los centros de salud, se fortalecen las políticas de protección social, se crea un marco jurídico integral que evite el maltrato y violencia a las personas mayores y se generan incentivos para permitir el acceso al trabajo digno, entre otros.

El envejecimiento de la población es inevitable. Trabajemos entonces en aquello que podemos evitar.

Consuelo Moreno

Fundación Oportunidad Mayor

VOLVER SIGUIENTE