Miércoles 19 de Agosto de 2015

¿Madres libres o egoístas?

Mujer, eres una vaca

Que te llamen vaca dejó de ser una ofensa para las gordas. Hoy comienza a serlo para aquellas que se aferran a la idea de dar leche a sus hijos.

A propósito de la celebración de la Semana Mundial de la Lactancia Materna hace un par de semanas, se reforzó en España una visión disidente de mujeres que están en contra de la presión social para amamantar.

Este movimiento antilactancia había surgido unos años antes en España, y explotó con la publicación de un reportaje en una revista del diario El Mundo, titulada "La era de las madres vaca" (publicada en octubre de 2010), ilustrado con un niño intentando mamar de una mujer pintada de vaca.

En Chile, las mismas mujeres que el año pasado organizaban una "gran tetada" en distintos lugares del país para protestar por su derecho a amamantar en público, hoy se manifiestan en contra de la lactancia materna. Esta visión se ha conocido las últimas semanas en las redes sociales, a través de la difusión de artículos que cuestionan la rigurosidad de los estudios que valoran la lactancia materna por sobre la artificial, o de otros que se esmeran en desentrañar la conspiración política que se esconde detrás de las campañas pro lactancia, que intentarían alejar a la mujer del mundo laboral, demonizando a las mujeres que se niegan a dar pecho.

¿La razón? Una cuestión de derechos. Según este debate, las mujeres tienen derecho a elegir, y esa libertad consiste en no ser esclavas del hambre de sus hijos recién nacidos.

VOLVER SIGUIENTE