Miércoles 19 de Agosto de 2015

Reforma en educación superior

Rectores inquietos por efectos que provoca en la banca la incertidumbre sobre gratuidad

Advierten que hay más restricción en los créditos, tanto para inversiones futuras como para gastos de operación.

Por Jéssica Henríquez D.

Inquietud existe entre rectores de universidades, institutos profesionales y centros de formación técnica por los efectos que está provocando la incertidumbre sobre la gratuidad universitaria, promesa del Gobierno que comenzará a materializarse en 2016 por la vía de la Ley de Presupuestos y cuyo proyecto ingresaría en septiembre a trámite legislativo.

"Estamos llegando a fines de agosto, las instituciones debemos hacer nuestros planes de desarrollo y proyectar el año que viene, pero eso se hace muy difícil sin tener claridad sobre cómo va a funcionar esto, cuántos recursos realmente vamos a tener. Es una situación muy inquietante programar el 2016 con tanta pregunta pendiente", dice el rector de la Universidad Alberto Hurtado, Fernando Montes.

Si bien el Gobierno ya definió los criterios generales de las instituciones que entrarán en el sistema (universidades del CRUCh y planteles privados que cumplan ciertos requisitos), aún no se establece la fórmula que determinará el monto exacto que el Estado pagará a las instituciones para financiar a los alumnos beneficiados y cuándo se traspasarán esos recursos.

Tampoco hay claridad sobre la fijación de los aranceles, requisitos que deben cumplir los planteles para ser acceder a la gratuidad.

"Hay una restricción"

"Cuando hay incertidumbre sobre nuevas regulaciones, como en este caso los aranceles, que son vitales para las universidades, se introduce un elemento adicional de riesgo para la banca", dice el rector de la Universidad San Sebastián, Hugo Lavados.

"En el análisis de los bancos para la solicitud de créditos destinados a proyectos de inversión, especialmente los de mediano y largo plazo, hay una contracción", dice.

—¿Ya lo han sentido?

—No hemos tenido problemas de créditos de corto plazo.

—¿Y en créditos de largo plazo?

—Estamos explorando algunos proyectos, pero con la claridad que hay una restricción objetiva de parte de la banca.

El rector del Inacap, Gonzalo Vargas, agrega que "esta incertidumbre genera un efecto en el financiamiento bancario, tanto para inversiones futuras como para la operación".

El vocero de Vertebral (que agrupa a 20 institutos profesionales y CFT acreditados) agrega que "para el 99% de nuestras instituciones asociadas los aranceles son vitales. Y algunas ya nos han dicho que los bancos les plantean que al no haber claridad de cómo se desempeñará el financiamiento, están restringiendo los créditos a largo plazo. Eso significa detener algunas inversiones".

Pero además, advierte, hay un impacto en el financiamiento operacional. "El pago de los créditos y becas de parte del Estado llega a partir de julio a las instituciones, por lo que son financiados por cada institución el primer semestre, muchas de las cuales recurren a la banca para ello. Como no se ha especificado cómo se va a pagar con la gratuidad, hay temor de que no se consigan esos recursos en la banca", dice.

A ello, Vargas suma "un agravante: cuando la CNA acredita, revisa la sustentabilidad financiera de cada plantel. Si los bancos dejan de prestar créditos a las instituciones, la CNA podría no renovar la acreditación... es un circulo vicioso".

El rector de la Universidad de Santiago, Juan Zolezzi, detalla que "en general muchos proyectos han estado retenidos en virtud de que no hay certidumbre". Y sostiene que "la banca muchas veces nos apoya en el corto plazo. Hoy en día el Estado está cambiando el sistema, y como no tenemos claridad, no podemos aventurar una inversión. De no mejorar, nos va a provocar un problema serio".

Estrategia estudiantil

¿No pagar aranceles o congelar?

"Estudio en Chillán, en una universidad privada que no va a tener gratuidad, así que estoy viendo congelar mientras rindo la PSU de nuevo y así estudiar gratis en otra universidad".

La frase está en las actas de la Ofesup (agrupa a federaciones estudiantiles de universidades privadas) y uno de varios casos de jóvenes que se han acercado a los dirigentes estudiantiles pidiendo claridad.

"En las últimas semanas hemos recibido a muchos estudiantes que dicen que van a retrasar el pago de sus aranceles esperando la gratuidad, o que van a congelar la carrera para meterse a otra el próximo año aprovechando la gratuidad", reconoce la vocera de la Ofesup, Mónica Salas.

"Esta incertidumbre ha hecho que muchos estudiantes inventen estrategias para beneficiarse, como lo que pasó con el ranking de notas: los escolares se cambiaban de colegio para lograr mejorar sus promedios. Como no hay certezas de cómo se va a implementar la gratuidad, hay mucho espacio para especular", explica.

VOLVER SIGUIENTE