Martes 11 de Agosto de 2015

Wishful thinking

"Reabrir la discusión tributaria puede transformarse en un cajón de sastre".

El ministro de Hacienda anunció este lunes que enviará al Congreso un proyecto de ley para simplificar la aplicación de la Reforma Tributaria, promulgada hace menos de un año y de la cual sólo ha entrado en vigencia una mínima parte. La iniciativa, según explicó el ministerio, buscará facilitar el pago de impuestos, reducir los riesgos de elusión y evasión y hacer más fluido el proceso de recaudación.

Corresponde valorar la decisión del ministro Valdés. Más allá de la profundidad de los cambios que se impulsarán, parece responder a la principal demanda que habían expresado diversos economistas, expertos tributarios y gremios empresariales, quienes habían calificado al sistema aprobado en 2014 como, en el más piadoso de los lenguajes, impracticable. Hay que tener cierto nivel de arrojo para echar pie atrás con una reforma que fue considerada por el Gobierno y sus partidarios como el mayor triunfo legislativo del primer año de Bachelet.

Otra cosa es cuánta influencia tenga esta modificación en la recuperación del crecimiento. Pese a que la señal es positiva, hacen falta gestos bastante más contundentes para sacar a la economía de su sopor. El propio ministro Valdés, al parecer, ha elegido dar batallas más decisivas, como los cambios a la legislación laboral, donde su deseo de una reforma "equilibrada" indica un rumbo de inevitable colisión con el PC y los sectores de la Nueva Mayoría más cercanos al mundo sindical.

La tramitación de este proyecto, sin embargo, puede transformarse en una prueba de carácter y fortaleza política para el Gobierno, en general, y el titular de Hacienda, en particular. Reabrir la discusión tributaria con el objetivo de simplificar los mecanismos es un fin loable. Pero puede transformarse también en un cajón de sastre para las demandas de los distintos grupos de presión y el infinito ingenio de los parlamentarios. Desde rebajas de tasas, como ya han planteado, con velocidad estelar, algunos sectores del empresariado y la oposición, hasta impuestos adicionales a algunas actividades productivas. Sin considerar además la tentación de conseguir, ahora sí, los recursos para implementar la gratuidad universal y otras aspiraciones del programa, sacrificadas en el altar de la desaceleración.

Puede que, tras la vergonzosa discusión parlamentaria y extraparlamentaria de la actual reforma y el mamarracho que de allí salió, el Congreso no deje pasar esta ocasión para establecer un sistema tributario que permita recaudar los recursos que el país requiere y, al mismo tiempo, facilite el desarrollo de las empresas y sus negocios. Pero eso, como diría la Presidenta, puede ser lo más parecido a un wishful thinking.

Segunda mirada

Ramón Rivas

Lechuga espacial

Luego de 15 meses de experimentación, los astronautas que residen en la Estación Espacial Internacional (EEI) lograron consumir una lechuga cultivada por ellos mismos en la nave. El vegetal es una lechuga roja que demoró 33 días en crecer, ayudada por luces LED de colores, y cuyos restos serán congelados, sellados y embalados para traerlos de vuelta a la Tierra.

La consagración de esta astrolechuga remite a los pioneros de otras especies que marcaron un hito en la carrera espacial: Albert, un mono Rhesus que fue enviado por la NASA a bordo de una cápsula, en 1948; Laika, la perrita rusa que orbitó el planeta en 1957, montada en el Sputnik, y por supuesto Yuri Gagarin, el cosmonauta ruso que piloteó la nave Vostok, en 1961, y que fue el primer humano que salió de nuestra atmósfera por su propia voluntad.

Redacción

Vicepresidente ejecutivo: Felipe Edwards del Río

Director: Mauricio Gallardo Mendoza

Representante legal: Alejandro Arancibia Bulboa

Dirección, redacción y talleres: Av. Santa María 5542.

Fono: 2330 1111 (mesa central) Servicio al cliente: 2242 1111

Ventas, suscripciones: 29562456 www.lasegunda.com

Redacción

Respaldo

Señor Director:

Cuando el Presidente Piñera llegó al 25% de apoyo ciudadano en su gobierno, el diputado Osvaldo Andrade le pidió públicamente "que renuncie, porque Chile no merecía tener un Presidente con ese apoyo". Estamos esperando que ahora que la Presidenta Bachelet tiene un 22% de aprobación, el diputado use las mismas cámaras de televisión para solicitarle que presente su renuncia al cargo, porque Chile no merece tener una Presidenta con un respaldo tan pequeño. Sé que lo va a hacer, porque el señor diputado es un hombre de palabra.

Rodolfo Saldivia Klenner

Conchalí

Señor Director:

La preocupación que manifiesta el lector Marcos A. Ceresuela respecto a "más de 20 años con sus calles inundadas" es similar a la del suscrito y la del concejo comunal, que representa la voluntad de los vecinos de Conchalí. Por ello que es importante, en el tema de las inundaciones en el barrio Barón Vivaceta, puntualizar que en toda la franja de la calle Vivaceta Barón se han construido dos de los tres colectores de aguas lluvias que necesita el sector poniente de la comuna, entre Vespucio y 14 de la Fama.

Estas dos primeras etapas corresponden a 1.682 metros lineales de colector, construidos entre calles El Cortijo y Parral. La etapa siguiente, debido a su alto costo de inversión, se ha dividido en cuatro subetapas.

Carlos Sottolichio

Alcalde de Conchalí

Carrera docente

Señor Director:

El proyecto de Carrera Docente plantea regular el ejercicio profesional de cerca del 92% de los profesores: aquellos que trabajen en colegios con subvención del Estado, dejando fuera a los particulares.

En las últimas tres décadas, profesión, Estado y mercado se han hecho contrapeso (con pros y contras) regulando el marco ocupacional de los docentes. Pero los proyectos en camino podrían conformar un escenario que deja al Estado como empleador casi monopólico, lo que es un potencial de riesgo para la profesión.

La lógica profesional tras la organización del trabajo suele estar en pugna con la lógica burocrática con la que opera el Estado. Usar conocimiento experto como base del comprender y decidir —en vez de seguir procedimientos diseñados centralmente— permite contar con espacios ocupacionales dinámicos. En ellos, la formulación de los problemas y el conocimiento al servicio de la enseñanza se pone a prueba, cuestiona y renueva, fortaleciendo el quehacer profesional y sus fundamentos.

Con el Estado controlando gran parte de los puestos de trabajo, se controlan también sus contenidos y su organización social, con lo que la docencia escolar arriesga perder fuerza en tres aspectos (según Freidson, 2001): los contrapesos que el conocimiento experto ofrece a la rigidez de la burocratización; el aprendizaje y la regulación entre pares, que permite reducir malas prácticas; y quizá de mayor importancia, evita que los profesores ejecuten un trabajo alienado, es decir, que deban ejecutar lo que otros piensan por ellos. Sin estas contenciones, el fortalecimiento de la profesión sigue estando por venir.

Karin Roa Tampe

U. de los Andes

Transparencia

Señor Director:

La transmisión por TV del caso llamado Penta, así como la publicación completa de las declaraciones de algunos implicados en otros casos de connotación nacional, ha contribuido en forma muy importante a la necesaria transparencia que hoy los chilenos demandan de sus autoridades e instituciones. Dado lo anterior, ¿por qué no publicar las declaraciones y careos que el ministro Carroza ha efectuado a los testigos o implicados en el Caso Quemados? ¿O ello no es posible por alguna razón legal?

Juan M. Reveco Bravo

Punta Peuco

Señor Director:

La solicitud de cerrar el penal de Punta Peuco llevará a militares y agentes del Estado implicados en violaciones a los derechos humanos a continuar cumpliendo su condena en cárceles tradicionales. ¿Es una necesidad de interrumpir la situación de privilegio que mantienen? ¿O esta iniciativa, junto a la de nulidad de ciertos derechos públicos, es la justicia esperada, que va más allá de la que se ha aplicado hasta ahora y que ha sido en la medida de lo posible? La justicia y una necesidad nos llevan a la justicia según la necesidad: la de armonía y convivencia, sin olvido ni perdón de lo pasado, pero con la memoria y expiación suficiente para proyectar lo futuro.

Álvaro Lira

VOLVER SIGUIENTE