Martes 2 de Junio de 2015

Gavin Short, parlamentario de las Falkland:

“En 1982 hubo un chileno que se nos unió y trató de impedir la invasión argentina”

Refuta a Daniel Filmus, secretario argentino para Malvinas, y lo acusa de mentir.

Pablo Rodillo M.

La población chilena aquí en las Falkland es aproximadamente entre el 8 y el 10%.

Gavin Short es un famoso y comprometido político de las Falkland. Desde hace años que además es el encargado en la isla de tratar las relaciones con los países de la región. Miembro de la Asamblea Legislativa de las islas, desde Puerto Stanley explica la avanzada mundial de Argentina por las islas, la campaña que el secretario para los asuntos de Malvinas de la Cancillería argentina, Daniel Filmus, hace en el mundo y también repasa las relaciones que existen entre las Falkland y Chile.

—Argentina habla muy frecuentemente de Malvinas ¿En las islas se habla frecuentemente también de Argentina?

—Argentina no es un tema muy importante en las Falkland. Estamos muy acostumbrados a vivir con el llanto constante y ruidos beligerantes desde el otro lado del mar. Para nosotros es simplemente ruido de fondo.

—El gobierno chileno apoya a Argentina en su demanda. ¿Este apoyo afecta directamente las relaciones entre Londres, las Falkland y Chile?

—Absolutamente no. Creo que (el secretario para los asuntos de Malvinas, Daniel) Filmus puede haber tergiversado lo que realmente ocurrió durante su visita a Chile, cosa que hace a menudo cuando visita países. Se reunió con un pequeño grupo en Chile, que por alguna razón está de acuerdo con la línea argentina. Creo que el Gobierno de Chile dio su apoyo habitual de una solución pacífica al "problema de las Malvinas", que ha sido su posición durante años.

—¿Es importante esta relación?

—Valoramos mucho nuestra relación con Chile, tanto desde la perspectiva humana, personal como también comercial. Hemos formado vínculos muy estrechos con Chile en los últimos años y con la gente de Chile que trabaja en las Falkland, además de los matrimonios entre nativos de las Falkland y chilenos —mi esposa es chilena—. Esos vínculos simplemente se vuelven cada vez más fuertes. La población chilena aquí en las Malvinas es aproximadamente entre el 8 y el 10% de la población. La comunidad chilena está muy valorada y bienvenida, ya que son muy trabajadores y gente amable que se integran bien. Algunos se han naturalizado isleños.

—¿Desde cuándo que hay tanto chileno en las islas?

—Es interesante recordar que nuestros vínculos con Chile existían mucho antes de 1982 (año de la guerra) y hay chilenos que viven aquí desde antes de que yo naciera en 1962. En 1982 tuvimos una persona que nació en Chile que se unió a nosotros y los demás miembros de la Fuerza de Defensa de las Falkland para tratar de detener la invasión argentina. Otra persona de Chile, que era dueño de una granja y de la que los argentinos lo expulsaron a él y a su familia. Usó su tractor, para ayudar a las fuerzas británicas.

—Y productos chilenos en las tiendas de Port Stanley.

—Estoy feliz de decir que productos chilenos están disponibles en tiendas.

—Argentina dice que Gran Bretaña se niega a negociar o discutir.

—Argentina se ha embarcado en una campaña concertada de difundir una historia torcida. Creo que esto se debe a dos cosas. Una es que las Malvinas son una herramienta muy útil para tratar de desviar la atención de la gente del lamentable estado de su economía y de la abundante corrupción. El segundo es económico. Gracias a nuestra administración tenemos una industria muy lucrativa de la pesca y por supuesto hay hidrocarburos. Argentina está desesperada por dinero en efectivo. Es una lástima que no puedan gestionar su propio país, que debe ser uno de los más ricos del mundo.

—¿Podrían ser los habitantes de las Falkland argentinos?

—Celebramos un referéndum (2013) para ver si manteníamos nuestra actual relación con el Reino Unido o se buscaba algún otro futuro para las Falkland. El resultado fue un abrumador voto de permanecer como estamos por el momento. Podemos elegir un camino diferente en el futuro, pero nunca ser argentinos.

—Daniel Filmus también dijo que Gran Bretaña, tarde o temprano, tendrá que sentarse a negociar por las islas.

—Vive en un mundo de ensueño. La respuesta que planteo es corta. El futuro político de las Malvinas puede, y sólo se decidirá por nosotros, los isleños. Filmus, además, afirmó que Argentina ha pedido que La Haya tome el caso de las Falkland, pero que el Reino Unido se había negado. He comprobado tanto aquí en las Malvinas como con el gobierno del Reino Unido y no hay ninguna solicitud recibida, por lo que parece que esta declaración, al igual que mucho de lo que Argentina hace, es una mentira completa. Yo pediría a todas las personas preguntarse cuántas de sus otras afirmaciones podrían ser falsas y no aceptar que todo lo que dicen sea cierto.

VOLVER SIGUIENTE